TRADUCTOR

lunes, 4 de abril de 2016

LA ESTATUA DE LA LIBERTAD. La libertad que ilumina el mundo.


Es el símbolo de la libertad, la esperanza y el Sueño Americano. Desde Battery Park, salen barcos todos los días a la Isla de la Libertad, donde la Estatua se erige sobre la ciudad. Aunque no parece especialmente grande desde Manhattan, cuando llega a la isla, se sentirá abrumado por su impresionante presencia. Podrá subir hasta la parte superior, e incluso echar un vistazo desde su corona.



La Estatua de la Libertad fue diseñada por el escultor francés Frédéric Bartholdi, que trabajó en la estatua durante 9 años. Bartholdi había basado el diseño de esta escultura, totalmente americana, en borradores de una estatua que había diseñado para el faro del Canal de Suez. Sin embargo, Egipto no podía pagar la estatua. Gracias a varios recaudadores de fondos, la estatua finalmente fue adquirida por el pueblo francés y regalada a Estados Unidos en honor al centenario de su Declaración de Independencia.






Una escultura llena de simbolismo.
La Estatua de la Libertad está llena de simbolismo. Su nombre original era ‘La liberté éclairant le monde’ (La libertad que ilumina el mundo). La antorcha que sostiene en la mano derecha representa la luz de la libertad. En la mano izquierda tiene un libro con la inscripción ‘July IV MDCCLXXVI’ (4 de julio de 1776), la fecha en que la Declaración de Independencia se firmó. Y por otro lado, la corona de siete picos que simboliza los siete océanos y siete continentes.




La estatua, de 46 metros de alto y con un peso de 225 toneladas, fue trasladada aquí en 214 cajones. No se incluyó un pedestal y la Ciudad de Nueva York tuvo que comprarlo. Por eso, durante muchos años, la llama de la libertad se mostraba en Madison Square Park. Tardaron 10 años en colocar la estatua en su lugar actual. Para garantizar que la estatua resistiría fuertes vientos, Gustave Eiffel (famoso por la Torre Eiffel), diseñó una base maciza de metal y acero.
Aunque visitar la Isla de la Libertad es propiamente una experiencia, pasear alrededor de la estatua resulta más especial si entra dentro. Se pueden comprar las entradas para visitar el pedestal sin problemas, pero el número de entradas que se ponen a la venta al día para visitar la corona son limitadas. La Estatua de la Libertad tiene un ascensor, pero para subir los últimos 33 metros, tiene que hacerlo a pie: un ascenso de 377 escalones de una escalera de caracol. Afortunadamente, hay varias plataformas de descanso donde recuperar el aliento y admirar la ingeniosa construcción de acero de la estatua. Ciertamente el esfuerzo merece la pena: las 25 ventanas de la corona ofrecen vistas espectaculares del skyline de Manhattan.